Sin categoría

¿Qué son los cristales fotocromáticos?

Seguro que has oído hablar de ellos, y seguro que has oído buenas opiniones. Pero, ¿sabes qué son los cristales fotocromáticos?

Si eres un ciclista de disciplinas de maratón, si te gusta rodar durante horas, y si no estás dispuesto a estar cambiando de lente en tus gafas de ciclismo cada vez que haya un cambio de climatología o de luz, los cristales fotocromáticos son la solución perfecta. Te contamos más sobre ellos.

Qué son los cristales fotocromáticos

Dicho de manera lo más sencilla posible, un cristal fotocromático es un tipo de lente que cambia su opacidad o su color, adaptándose a los cambios de condiciones de luz en el entorno. Suena a milagro, pero es ciencia: se trata de un tratamiento que se proyecta sobre los cristales fotocromáticos y que hace que una reacción fotoquímica oscurezca o aclare el cristal. De hecho, parece magia cuando los ves la primera vez y los testeas en diferentes condiciones de luz: entras en la oscuridad y se convierten en cristales prácticamente transparentes, como el famoso juego de lente blanca que suelen llevar los packs de gafas de ciclismo de varias lentes; sales a plena luz del sol y, en cuestión de segundos, el cristal se ve ahumado, se oscurece y parece una lente de sol al uso.

No son un invento reciente. O al menos, hay constancia de unos primeros ensayos allá por 1964 con la creación de unas lentes con cristales con mineralización especial que amarilleaba un poco con la luz del sol. Pero fue en la década de los 90 cuando explotó su versatilidad y utilidad y cuando diversas investigaciones dieron con la consecución de lentes de fabricación más económica y protección mayor, mayor contraste entre su estado claro y su estado oscuro.

Hoy en día son muy utilizados en deportes en los que el ejercicio se prolonga durante varias horas, ya que es más probable que las condiciones de luz cambien. En las gafas de ciclismo su utilidad es magnífica porque es imposible en competición pararse a sustituir una lente; y como cicloturista sigue suponiendo demasiado engorro. Con unas gafas de ciclismo fotocromáticas no necesitas nada más que ponértelas y salir a rodar: siempre verás con la misma claridad, da igual que salga el solo que se oculte.

Eso sí, fíjate bien porque de la calidad de las lentes fotocromáticas dependerá que se aclaren y oscurezcan bien y, sobre todo, que cuando están en modo aclarado por falta de luz, no queden en un tono amarillento bastante molesto y estéticamente bastante feo.

Ventajas e inconvenientes de las gafas de ciclismo con cristales fotocromáticos

Eso sí, como cualquier producto, no todo son ventajas. Aunque sí que predominan los puntos positivos, normalmente los cristales fotocromáticos en gafas de ciclismo también tienen sus puntos débiles. Te los detallamos, comenzando por las ventajas:

Su utilidad es su principal punto a favor ya que, como hemos apuntado en este artículo, no necesitas portar otras lentes ni pararte a cambiarla durante la marcha. Y es que el cristal fotocromático se adaptará a los cambios de luz ya sea por un cambio de zona (luz o sombra) o por un cambio meteorológico (tiempo despejado o tiempo nublado).

Los cristales fotocromáticos en gafas de ciclismo tienen protección frente a rayos UVA casi total o total. Es decir, protegen de todos los rayos con longitud de onda dañina para el ojo humano.

Las lentes fotocromáticas mejoran el contraste, por lo que el ciclista podrá tener un mejor detalle del terreno sobre el que va a rodar en los siguientes metros, evitando faltas de detalle o deslumbramientos que pongan en riesgo al ciclista.

La capa fotocromática se ha conseguido aplicar a cualquier lente de vista, por lo tanto, otro punto a favor es que es posible llevar gafas de ciclismo graduadas con cristales fotocromáticos.

Te permitirá tener unas gafas para todo, sin tener que andar cambiando de gafas pero también evitándote los costes de graduar varias lentes: con que gradúes tus lentes fotocromáticas te será más que suficiente.

En cambio, y aunque es difícil encontrar sus puntos débiles, las lentes fotocromáticas también han sufrido alguna crítica, sobre todo:

Porque la capacidad de variación fotocromática va perdiendo propiedades con el tiempo, por lo que tarda más en adaptarse a cambios de luz y no llega a valores tan extremos.

Una consecuencia del abuso de las lentes fotocromáticas en gafas de ciclismo es que acostumbrarse a ellas puede provocar que posteriormente la luz del sol te moleste más. Por eso, se aconseja usar gafas de ciclismo fotocromáticas solo durante la ruta en bici, prescindiendo de ellas una vez nos bajemos de la bicicleta.

Sin embargo, poniendo en una balanza pros y contras, se trata de una opción idónea para la práctica del ciclismo, al ser un deporte que ocupa las cuatro extremidades y que hace imposible sustituir una lente de unas gafas de ciclismo en marcha. Por eso, y por las variaciones que puede encontrar un ciclista en rutas de decenas de kilómetros, las gafas de ciclismo con cristales fotocromáticos son muy aconsejables. Aunque el precio sea ligeramente superior, te olvidarás de tener que cambiar las lentes y te olvidarás de que llevas gafas de ciclismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *