Sin categoría

7 puertos de montaña en España que deberías subir antes de morir

Es difícil seleccionar solo 7, pero lo hemos intentado: una lista de algunos de los mejores puertos de montaña para el ciclismo en España. Comenzamos.

GAMONITEIRO

Los entendidos y las gentes del norte dicen que nada tiene que envidiarle al afamado Angliru. Y la verdad es que sobre el papel, eso es lo que parece: algo más de 15 kilómetros con un 9,7% de pendiente media, pero con rampas del 20%. Todo subida, rampa tras rampa, sin badenes, sin tramos de recuperación, una cuesta hacia arriba, un desnivel de más de 1400 metros a más de 1700 metros de altitud. Un hueso duro de roer que parte de Pla de Lena, en Asturias. El paisaje y la satisfacción afirman que merecen mucho la pena tras coronar este puerto de montaña, el pico más alto de la Sierra del Aramo.

JITU DE ESCARANDI

Sales desde Puente Poncebos, a las puertas de la Garganta del Cares y en plenos Picos de Europa. Quizá uno de los más bellos de todo el panorama nacional. Una media más ligera que el Gamoniteiro, de 7,4%, y un desnivel de poco más de 1100 metros. Nada más y nada menos. Este puerto de montaña, de 15 kilómetros, alcanza una altitud de 1317 metros y sí que tiene una parte central, sobre todo los kilómetros 8 y 9, a algo menos del 6%, que sirve para oxigenar algo las piernas. El resto, siempre por encima de 9% de media, con un kilómetro 11 al 11,2% de media. Eso sí, como decimos, el paisaje y las vistas son para el recuerdo. Un puerto de montaña para enmarcar. Si lo pillas nevado más aún.

COLL DE LA GALLINA

Si subes por Fontaneda, aprenderás de su dureza. Este paso de montaña de los Pirineos, ya en territorio andorrano, alcanza los 1907 metros de altitud y es frontera entre España y Andorra. Se popularizó más este año, con la victoria de Enric Mas en la Vuelta a España, pero ya se había corrido en la propia Vuelta en 2012 y 2013. Con la estampa pirenaica de fondo, se te abre el alma al ver su última curva a derechas para coronarlo. Antes de eso, habrás tenido más de 12 kilómetros con rampas de hasta el 18%. Lo mejor, además, está al final, en los últimos 4 kilómetros que nacen de un kilómetro 8 al 12,1% de media. Desde ese punto, que coincide con el pueblo de Borda del Gastó, hay que echar el resto, porque lo que queda es a casi el 10% de media.

PUERTO DE ANCARES

En Lugo, este puerto gallego fue final de etapa en La Vuelta 2014. 1100 metros de desnivel positivo, 9,2% de media y 7 de esos kilómetros a más del 11% de media. Eso sí, si llegas a Pan do Zarco, en el kilómetro 8, lo tienes hecho, porque el final es la parte más suave. Desde las orillas del Río Balouta, el premio está en la cima, con una panorámica imponente. Un puerto ciclista digno de alabar y disfrutar.

ALTO DE LOS MACHUCOS

También ganó fama con el final de etapa de La Vuelta en 2017. Y también se le conoce como Collado de la Espina. Es todo un reto para cualquier ciclista, con rampas de más del 28% que te obligan a meter todo el desarrollo y zigzaguear. Si ves una vaca pasiega, has llegado a la cumbre, porque un monolito de piedra les rinde homenaje en la cima. Antes, en un pavimento de hormigón y alquitrán bastante cambiante y, por supuesto, fisurado y sin arcén alguno, este puerto cántabro te habrá sacado tu última gota de sudor. No te confíes, porque comienza suave, pero a partir del kilómetro 5 te revienta, porque de hecho ese mismo kilómetro ya logra una media del 14%. De ahí hasta el kilómetro 11 está la parte más dura, con un descanso breve en el kilómetro 7. Si llegas allí, paséate los dos últimos kilómetros de bajada y repechos puntuales disfrutando del paisaje. Y del logro.

LA CAMPERONA

Ha solido ser juez de la Vuelta los años en que se ha presentado. En el valle de Sabero, este puerto leonés tiene historia. Fue refugio en plena Guerra Civil y punto de encuentro de los alcaldes de las comarcas de la zona para analizar el territorio. Porque desde allí se ve medio mundo. La zona natural se dedica al pastoreo, así que ándate con ojo porque tráfico de coches no hay mucho, pero de animales sí. Es un cruce de caminos y también una salida de parapentistas, que se van a reír bastante de ti cuando te vean semiparado en su tramo final. Porque alcanza rampas del 24%, pero es que además, sus 3 últimos kilómetros tienen 15, 17 y 10% de media respectivamente. Así que guárdate, que la procesión es larga. Si tras más de 9 kilómetros coronas, que sepas que es de Categoría Especial.

ANGLIRU

¿Pensabas que podíamos olvidarlo? ¿De veras? El Angliru es el apellido del ciclismo de montaña en España. Este puerto asturiano bautizado como el lago que encierra en la sierra del Aramo, se sitúa a 1570 metros de altitud. Desde que en la Vuelta a España de 1999 se convirtió en etapa reina, aquello pasó de ser una ruta de ganaderos y senderistas a convertirse en un puerto ya mítico del ciclismo patrio. 12,6 kilómetros con una media que supera el 10% y una máxima que ronda en algunas rampas el 24%. Poco descanso, salvo en Via Pará, en el kilómetro 5, con el 2,1% de pendiente media. Pero ojo, porque desde ahí te enumeramos pendientes medias de cada kilómetro: 13,7%, 11,9%, 12,1%, 14%,17,5% (sí, si, has leído bien, 17,5% de media en el kilómetro 10), y 13,6%. 6 kilómetros que se te van a hacer muy pero que muy largos. Prepara el plato de 32 y vete suelto de piernas, porque la carretera te va a agarrar bien fuerte.

Hay muchos más puertos en todo el territorio español dignos de elogio. Por supuesto, no podemos destacarlos todos. ¿Cuál es tu puerto de montaña favorito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *